Un vistazo al mundo del Shibari

AvatarPublicado por

Entrevista con Erick Kriminal Descente

El Shivari es una refinada práctica erótica basada en las ataduras y cuyo nacimiento se dió en Japón. La palabra Shibari significa literalmente «atadura». Aunque se pueden rastrear sus inicios en el siglo XVI al atarse a los prisioneros para su arresto o castigo, la cultura japonesa, muy dada a embellecer lo cotidiano, fue llevándolo a terrenos eróticos lentamente, aunque muchas veces, la relación entre el atador y el atado no llega a cuestiones sexuales propiamente.

La práctica se ha extendido hasta nuestros días como una expresión estética que ha logrado conquistar todo tipo de escenarios y disciplinas. México no ha estado exento de su influencia, y es por esta razón, que platicamos con uno de los artistas que están emergiendo y tomando un lugar dentro de este, un tanto desconocido mundo: Erick Kriminal Descente. Dejemos que el nos cuente un poco más acerca de ello.

¿En qué momento empieza tu acercamiento con el Shibari?

Estaba recostado con mi novia, era un fin de semana, ni ella ni yo teníamos otro plan que pasar esos dos días juntos, veíamos “el callejón de los Milagros” y de pronto ella volteo y me dijo “oye y si me atas a la cama” no tenía nada que ver con lo que estábamos viendo por lo cual me desconcertó un poco, pero ella continuo “hace mucho que quería pedírtelo pero no sabía cómo reaccionarias por eso no me atrevía a decírtelo, yo sé que estoy un poco loca pero es algo que siempre he querido hacer”, solo sonreí y le dije “está bien intentemos”, busqué algo con que atarla pero solo tenía una playera de mangas largas así que lo intentamos pero no funciono, en todas las ocasiones se soltaba, nos frustramos un poco pero decidí aprender en secreto para sorprenderla. Tomé mi primer taller y me compré cuatro cuerdas para parecer todo un profesional la próxima vez que la atara, pero el sorprendido fui yo, trece días después de mi primer taller ella y yo terminamos y nunca la ate, hoy hace más de 7 años de ese día y es irónico que nunca he atado a la primer persona que quise atar.

¿Hay una visualización premeditada del amarre o hay cierta libertad de improvisación a la hora de estarlo haciendo?

Cuando ya conozco a la modelo se puede planear algo, pero generalmente es espontáneo por diferentes factores, la modelo es más o menos robusta de lo que pensaba, no es tan flexible, es más alta o más bajita, tiene alguna lesión reciente, tenemos tiempo limitado, no tengo luz adecuada… etc. Muchas veces se me ocurren las ataduras en el momento aunque ya tengo idea de cómo resolverlo, el hecho de ser cada vez un cuerpo distinto termina por variar un poco las ataduras.

¿Qué tan importante es la conexión con la persona a la que se le están haciendo las ataduras?

Muchísima, y no estamos hablando estrictamente de una cuestión sexual, debe haber mucha confianza entre ambos como para que ella se sienta cómoda al confiar su integridad a otra persona, la persona atada debe sentirse sensual con las ataduras y finalmente debe haber mucha comunicación y cuidado al realizar la práctica.

¿Qué tan amplia es la cultura del Shibari en el país?

Hace muchos años que hay practicantes de Shibari en el país, uno de los mejores y más reconocidos es Fanrin Shibari, con más de 15 años en el medio, él es un gran exponente reconocido a nivel internacional, yo estoy comenzando a destacar en el medio, hay personas que siguen mi trabajo desde Italia, Bélgica, Argentina, Costa Rica, Colombia, Francia, pero principalmente España. El Shibari como tal aun no es tan popular como otras prácticas como el spank o el mismo bondage, pero va creciendo poco a poco, cada vez es más fácil encontrar información confiable respecto a esta práctica y más personas interesadas en aprenderlo. Tratando de difundir un poco más el arte del Shibari, tengo una escuela donde doy talleres cada 15 días para todos aquellos que estén interesados en aprender esta disciplina, se llama Tengu Shibari Dojo.

¿Tiene alguna aplicación el Shibari en campos artísticos o comerciales?

El Shibari, la pintura y la fotografía están ligados inevitablemente, al ser un arte efímero la única forma de conocerlo (en sus orígenes) era practicarlo, ver su ejecución o por medio de pinturas. Con el tiempo, a través de fotografías, uno de los registros más conocidos del Shibari son los “Grabados de Shunga” donde se representaba a mujeres atadas teniendo relaciones sexuales y posteriormente fue gracias al padre del Shibari moderno Seiu Ito (pintor y fotógrafo) que con sus publicaciones dio a conocer el Shibari a todo el mundo. Actualmente el Shibari es un gran pretexto para hacer arte; danza, música, pintura, fotografía, performance, literatura, cine… casi todos los campos del arte son seducidos por el Shibari.

¿A dónde te ha llevado tu implicación en esta disciplina?

Mas lejos de lo que esperaba, al principio nació por el deseo de jugar con mi pareja, después la petición de un amigo me llevo a dar talleres y finalmente ahora me ha permitido ir a otros lugares, se imparten talleres en Cancán, San Luis Potosí, en el DF, próximamente en Guadalajara, Querétaro y Chihuahua, he participado en dos obras de teatro, en una como asesor (Una investigación pornográfica) y otra en escena (La audición), en eventos como Maratón Tatuajero, Semana Cultural BDSM, en la ENAH, entrevistas en periódico, T.V., canales de internet y hasta para un documental y exposiciones de fotografía. Conocer el Shibari es una de las mejores cosas que me han sucedido.

¿A dónde quieres llegar? ¿A qué aspiras?

Mi objetivo ahora es convertirme en Nawashi, que es lo máximo que puede aspirar un practicante de Shibari, el Nawashi es el artista de las cuerdas, existen muy pocos Nawashi en el mundo y para lograrlo se tiene que tomar una capacitación con un Nawashi certificado, es un proceso complicado y bastante costoso.

¿Algún consejo a la gente que quiera introducirse dentro del Shibari?

Hay medidas de seguridad que se deben tener durante la practica como no usar zapatos, tener tijeras de seguridad, saber primeros auxilios, tener un botiquín a la mano y sobre todo no hacer una práctica de la cual no se tenga información suficiente en caso de ocurrir un accidente. En la actualidad existen muchos tutoriales e información en internet pero no toda ella es fidedigna, así que lo mejor es acudir a talleres presenciales, si ya decidieron intentarlo infórmense lo más posible, así asegurarán que su práctica será muy placentera.

Compártenos tu playlist ideal para el Shibari.

Si puediera hacer mi lista de deseo y pedir lo que quiero, primero sería tener a alguien que ame el Shibari tanto como yo, y respecto al ambiente debe haber iluminación con velas o a media luz, música oriental de fondo, un espacio amplio, aromatizantes o quizá en un bosque solitario. Y respecto a la práctica en sí, debe haber juegos con cera, tortura de pechos, látigo, spank, privación sensorial y uso de mordazas; pero lo más importante: conexión espiritual, sensorial y erótica con mi “Yuyun” (persona que es atada en el Shibari).

Agradecemos enormemente la disposición, información e imágenes que nos proporcionó amablemente el entrevistado.