A 20 años de Fevers And Mirrors

AvatarPublicado por

Fevers & Mirrors

Radio KX: Hola, estamos de vuelta. Esto es Radio KX y estamos aquí con Alex Torres. ¿Cómo estás Alex?
Alex Torres: Bien, gracias, solo un poco mojado…
R: Cierto, ¿sigue lloviendo allá?
A: Si, tuve que correr desde el auto.
R: Bien, nos da gusto tenerte. Estás aquí para hablarnos de Fevers & Mirrors por el 20 aniversario del disco. Háblanos un poco de esto.
A: Claro, veamos, dependiendo de la escuela de pensamiento que defiendas es el primer, segundo o tercer álbum de la banda. Desde mi particular punto de vista constituye el punto más alto en el que la imagen pública del proyecto coincide con la realidad.
R: ¿A qué te refieres?
A: Bueno, la gente insiste en clasificar el género como emo por las temáticas y las tonalidades del, digamos periodo Borgoña de la banda, aunque en realidad está más cercano a un post lo-fi Spinozista. De cualquier forma, si alguna parte del material es más sombría y proclive a explosiones viscerales fácilmente confundibles con emociones podríamos considerar que es esta.

R: Qué diferencia a F&M con lo que hubo antes y lo que vino después?
A: La belleza del disco es un poco diferente a Lifted, I’m Wide Awake o Digital Ash. Estos discos son objetivamente superiores y cada quien tendrá su favorito, sin embargo, Fevers tiene algo que los demás no, y es una especie de peligro. De estar siendo testigo de alguien caminando a veinte metros de altura en la cuerda floja y sin red de seguridad. En este punto el talento y la ambición que conforman la obra estaban muy por encima de la fría técnica de producir y editar un disco. En mi mente existían las mismas posibilidades de acabar con un disco fuera de control, sobre producido e incoherente que del resultado final y creo que emocionalmente nos permite identificarnos ya que esto es en pocas palabras de lo que estamos hechos a partir de nuestra adolescencia y hasta los veintitantos. Un montón de potencial, de intenciones, de ideas, inconsistencias y poco orden.
R: ¿Crees que por esto ha quedado una connotación de ritual de paso al disco, como música para adolescentes?
A: Probablemente. Creo que hay tintes más naturalistas y en ciertas estrofas nihilistas que excesivamente románticas o trágicas. Quitando un par de canciones el resto trata más sobre el paso del tiempo, la trascendencia y como estamos formados por materia y vacío que sobre chicas y desengaños. A final de cuentas si tomas el riesgo de escribir «The fragile keep secrets, gathered in pockets and they’ll sell them for nothing, a cheap watch or a locket» las hordas mono neuronales que escuchaban a Eminem o Fred Durst te iban a mirar un poco raro.

R: El peso de todo ese discurso del niño prodigio y la voz de la generación y…
A: Exacto, ¿cómo no estar deprimido si vives en Omaha?, sólo hay más republicanos que estacionamientos y gasolineras, incluso aunque no lo estés, lo estás. Créeme, yo entiendo eso, vivo en Guadalajara. Por otro lado fue una buena historia para la prensa especializada, la última vez que un adolescente escuálido del medio Oeste había escrito canciones con palabras de cuatro sílabas la cosa no salió tan mal.
R: ¿Crees que las comparaciones tuvieron un papel en la percepción del público respecto a la banda?
A: Puede ser, pero ¿a quién le importa lo que opine el público?, si tienes un proyecto en el 2000 lo único verdaderamente importante es lo que opine Stephen Malkmus y Stephen Malkmus definió a Conor como un «Nick Cave de bolsillo al que le inyectaron suero de la verdad». Imposible no desarrollar paranoia y megalomanía después de eso.

R: ¿Cuáles consideras que son las canciones más importantes del disco?
A: Definitivamente “The Calendar Hung Itself” es un clásico y perfectamente competiría por ser la mejor de la banda en toda su discografía. El resto es un poco desigual, pero “Haligh”, “Something Vague”, “An Attempt to Tip the Scales” y “A Song to Pass the Time” son esenciales para entender con qué banda estamos lidiando y como éste disco preparó el terreno para Lifted or The Story Is in the Soil, Keep Your Ear to the Ground.
R: Oh, ese es un bonito título.
A: Deberías escribir tus propios guiones.
R: Si, lo sé.