Arturo Ortega: Las distintas caras del ruido

AvatarPublicado por

A Arturo Ortega yo lo conocí curiosamente como docente en la Escuela de Artes del Instituto Cultural Cabañas, cuando ambos impartíamos clases, aunque nunca lo traté por el poco tiempo que coincidíamos; posteriormente, durante otra entrevista que realizé con el sello POAT Records, mencionaron a su proyecto .RR, aunque en ese momento no sabía de quien se trataba. Posteriormente pude escucharlo en una edición del festival Doña Pancha y en algunos otros eventos, y en todos me sorprendía la fuerza, densidad y lo que lograba conectar con el escucha, aun siendo el noise un género que suele ser difícil de asimilar para mucha gente. Dentro de ese contexto es innegable que Arturo es uno de los músicos que mejor ejecuta este tipo de música, y su nombre es a nivel nacional, un referente de la escena. Pero no solo como músico es que se ha posicionado, sino también como fundador de A.M.P. Recs, desarrollando instrumentos, así como gestor y curador de eventos de música experimental. Por todo ello, es que lo busqué para platicar un poco acerca de las distintas facetas que ha desarrollado a lo largo de su carrera. De antemano agradezco mucho su tiempo, disposición y la nutrida plática que tuvimos.

Arturo. Tienes una larga y muy activa participación dentro de la música experimental en México. ¿Me gustaría saber cuál ha sido tu formación musical y cómo fueron tus inicios en la música?

Mi abuelo fue saxofonista, y mi hermano guitarrista, -aunque ya retirado -; siempre tuve contacto con la música. Yo empecé bastante joven, como a los quince años, por ahí como finales de la secundaria o inicios de la preparatoria tenía mucho el afán de estudiar música, de tocar y tener una banda. En algún momento tuve un bajo que me regaló mi madre y ahí empecé a estudiar por mi cuenta y posteriormente entré a la escuela de música. Duré muchos años teniendo una educación académica en la Escuela de Música de Guadalajara, lo que le llamaban el profesional medio y algo de la licenciatura. De alguna forma sí tengo una educación académica, me enseñé a leer y escribir música; después la escuela no me funcionó, cuando estaba ahí metido me di cuenta de que no tenía ni la paciencia ni la disciplina como para estudiar un instrumento, así que poco a poco me empecé a separar de la academia,  lo que yo quería era tocar, estar haciendo música y la academia era muy rigurosa, aparte de que la Escuela de Música de Guadalajara tiene muchos pedos: duró muchísimos años igual y después quisieron reformarla y eso es lo que ya no nos funcionó a muchos de nosotros. De inicio como que es muy cerrada la escuela de acá.

Siempre me gustó mucho el rock y la música electrónica así que empezó a llamarme mucho la atención la música por computadora, me empecé a clavar en eso usando los primeros software que había disponibles en los primeros ordenadores que teníamos capaces para grabar o editar música y poco después me interesó mucho la construcción de instrumentos electrónicos. Hasta la fecha creo que respecto a lo de la Escuela de Música sigo teniendo ese sentimiento de porque la dejé si estaba a punto de terminarla, si hubiera sido otra cosa, pero por otra parte creo que eso me motivó a estar tocando y estar hacer conciertos y giras, así que empecé bien chavito a moverme con lo que hacía, lo cual se me hace chido porque creo que lo hice en un tiempo clave para mí, construyendo mis propios instrumentos y dando conciertos con lo que estaba componiendo de alguna forma. La educación académica me ayudó mucho para comprender el espectro de la música, así que hasta la fecha puedo decir que he convivido con músicos fuera o dentro de la academia, formales, músicos de jazz o de rock. He podido convivir con todos ellos y en algún momento eran los únicos con los que podían convivir porque la música que yo hacía o que quería hacer pues no estaba tan demandada- por decirlo de alguna manera- o no era tan recurrente en mi círculo. Era imposible ejercer ese tipo de música en Guadalajara. Si de por sí es difícil, en esos tiempos era mucho más.

Cuando estaba estudiando, conocí a muchos compositores y músicos que me volaron los sesos, que me cambiaron la visión de la música y del sonido cómo Stockhausen, John Cage y todos esos compositores que eran parte de la academia pero estaban al mismo tiempo tan lejos, o por lo menos mantenían una línea entre la academia y fuera de ella, jugando con ello. También fui muy influenciado por toda la ola de la música de los sesentas como la psicodelia y la música experimental; mamé mucho en esa etapa, cuando tenía entre los quince a veinte años. Ahorita se me borran un poco los nombres de algunos compositores pero definitivamente Stockhausen fue uno de que me cambió mi visión musical, en su momento dije: ¿Qué es esto? ¿Cómo está hecho? está compuesto, está escrito, pero… ¿qué mierda? es un helicóptero, ¡son objetos completamente diferentes! Por ahí fue.

 

Actualmente estás impulsando tu proyecto CCOOWWSS. ¿Qué lo distingue en cuanto a tus anteriores proyectos como Piscis y .RR?

CCOOWWSS es ligeramente diferente a los otros proyectos. Tanto en Piscis como en .RR había una especie de búsqueda de sonidos, de formas y de cómo componer. También había algo un poco más ñoño -por decirlo de alguna manera- de lograr interpretar piezas electrónicas en vivo y de alguna forma poderlas repetir, cuestión que es difícil con estos instrumentos. Piscis era un poco más ambiental, un poco más naturista por decirlo así y .RR era la parte más máquina. Intenté crear ciertos sistemas para poder replicar y poder reproducir mis composiciones, y lo que pienso con CCOOWWSS es que sí hay un cierto destape al ruido, ahora sí intentando componer con esas masas de sonido que muchas veces son imposibles de manejar. Eso es lo que me gusta de CCOOWWSS, que son masas de sonido más pesadas, más difíciles de manipular y el sistema que utilizo es un poco más inestable. Aunque todos han sido inestables, este lo es más, es más directo y como te digo, es un destape más el ruido, ya ahora sí tomando una bandera más de consigna y de estridencia junto el uso de las voces tanto de gritos como de consignas, muchas veces nada agradables. Hay gente que me dice: No sé, no lo aguanto, no me gusta lo que dices, lo que declaras… pero es real, son cosas reales, cosas que a muchos no nos gusta escuchar, lo sé, como cuando te pasan noticias que a nadie nos gusta escuchar y te hacen ver todo lo malo que está pasando. Por otro lado, una cosa es el personaje del proyecto, lo que hace, y otra cosa soy yo. Son entes diferentes pero sí son cosas que me interesan decir y gritar; CCOOWWSS es un proyecto que nace también de la protesta, del enfado, de lo harto que estaba en el sonido, y lo sientes… son como medio electroshocks; también está la onda sin maquillar tanto. Es el ruido por el ruido. El ruido no es amigable, muchas veces no va a ser agradable para muchos- para mí lo es- el uso del feedback y de las voces y de esas masas que te digo que a veces son incontrolables, es la gran diferencia.

El nombre de CCOOWWSS tiene que ver con una cierta anécdota que tuve cuando viajaba por la carretera. De alguna forma, terminamos estacionados al lado de un camión que transportaba vacas y puercos, muy cerca de él; nosotros íbamos en un carro pequeño, y este era un trailer con dos cabinas donde iban vacas y puercos amarrados, atados o ensamblados de las cabezas y me pareció tristísimo esa escena… me marcó mucho, me dieron ganas de llorar en ese momento. Vi todos los ojos de esas vacas y la tristeza y todo el terror que sienten… para mí fue algo que me marcó mucho, que me hizo cambiar de parecer incluso muchos hábitos que tenía y que consumía. No quiero hablar nada de eso del veganismo y el vegetarianismo pero sí considero que es un ser que es muy explotado y es muy maltratado…es como si toda la ira del mundo va sobre ese ser que nos alimenta a todos. La vaca es como un símbolo de la explotación de abuso de consumo y, por otro lado, son hermosos esos animales, todo lo que nos dan, son como los perros. Me encantaría tener uno…

 

A.M.P Recs, la netlabel que creaste, tiene alrededor de 15 años en activo. ¿Qué ha cambiado con la misma desde que iniciaste hasta nuestros días?

AMP Recs se fundó en el 2005, 2006 y en aquellos tiempos había un boom de netlabels, pequeños sellos o pequeñas distribuidoras de música en Latinoamérica, E.E.U.U., Europa, Asia. La oferta era muchísima, estamos hablando de que había sellos que publicaban discos por día; la oferta era demasiada y los artistas también tenían muchas ganas de colgar sus trabajos y que se distribuyeran. Ahora, ha habido un gran cambio, hoy en día no hoy ya necesidad de pasar por un filtro, un sello como el que tenemos nosotros para colgar tu trabajo en internet. Ya hay plataformas que lo hacen, no cobran nada o te cobran lo mínimo y tú puedes acceder a colgar tus trabajos y distribuirlos, así que sí es un gran cambio: Bandcamp, Spotify, Soundcloud. Mediante esas pequeñas plataformas como A.M.P Recs y muchas más que aparecieron empezabas a relacionarte con muchísimos artistas, a conocerlos y convivir con ellos de forma virtual. El boom de MySpace fue también una gran ayuda para que nosotros pudiéramos conocer a todos estos artistas porque a decir verdad creo que fue una plataforma muy musical donde creo que una de las cosas más fuertes o más destacada era la música y que podías tener un reproductor de música en tu propia página, así que pues era un lugar muy chido para conocer artistas, músicos y entusiastas del sonido. Curioso por qué MySpace tenía un eslogan que decía “a place for friends” y después empezó a mutar un poco entre la comunidad que decía “a place for noise”.

Hoy día, cualquier artista ya sea con trayectoria o sin ella puede acceder a un espacio en internet gratuito y en aquel entonces era un poco más complejo, tenías que escribir un mail, preguntar si querían publicar tu trabajo, mandárselos. Las redes de ese entonces tampoco eran muy rápidas, era más tardado subir un álbum, mandarlo por email era más complicado, así que pues alguna forma empezamos a hacer amistades virtuales; yo hasta la fecha sigo trabajando con muchos de los que conocí. Era chido estar haciendo esa labor, que hasta la fecha lo sigo disfrutando mucho: el subir discos, el colgarlos. Hace unos años cree otro sub sello hermano, que se llama Infra Ediciones el cual es más físico. Todo lo que publicamos es en cassette, cd, publicamos pequeños fanzines pero es todo físico, porque bueno, después de publicar ciento cincuenta discos virtuales y que se puedan descargar gratuitamente pues me empezó a interesar hacer copias físicas, aunque sean poquitas, más como objetos coleccionables. Creo que los cambios son eso. En aquel entonces no era tan sencillo obtener un host y un dominio y no había plataformas tan claras como las que existen para la música donde puedes acceder rápidamente con unos cuantos clicks y subir tu música y distribuirla rápido; ahora no sé si ya lo dije pero en el 2005 yo tuve la suerte de que un buen amigo mío trabajaba o está empezando a trabajar con servidores de internet y con dominio a prestar servicio así que para mí fue muy rápido acceder a un dominio y un hosting y bastante económico en comparación a otras páginas. Me facilitaron mucho las cosas.

En ese entonces la oferta era mayor, había más artistas queriendo publicar su música de forma gratuita y había menos oportunidades para publicarla mediante estos sellos. Muchos desaparecieron pero otros tantos se convirtieron en sellos grandes empezando a publicar más cosas físicas, más objetos. Lo de los netlabels está padre porque es como entrar a una comunidad de gente que hace lo mismo. Cruzando el charco hay otro individuo que quiere publicar su música, similar a la tuya, haces conexión, se pasan su música, tú le publicas, ellos te publican. Se hace un circuito, una red internacional. Ahora voy a publicar a un amigo argentino que se llama La Catástrofe Del Noise. Tanto él como yo, estamos intentando retomar las descargas gratuitas. Algo importante a mencionar es que todos nuestros archivos de A.M.P Recs, siguen estando gratuitos en la plataforma archive.org que es un host o biblioteca que está en San Francisco. Esta organización apuesta por un internet libre, tienen una colección de películas, netlabels, páginas, documentos, etc para su descarga gratuita, para consulta. No te cobran un quinto. Solo tenías que escribirles para comentarles acerca de tu proyecto y ellos te mandaban los datos de host, solo te pedían que publicaras bajo ciertas licencias de Creative Commons. Ellos son parte de los secuaces de esta movida. Por ellos es que muchos de nosotros hemos tenido chance de tener ese espacio. Ahí subo los discos. Es una gran comunidad virtual esto de los netlabels. Ahorita tal vez me parece un poco más impersonal pues puedes acceder a una plataforma rápidamente.

 

¿Cómo lograr mantener una netlabel tanto tiempo, dado que muchas han desaparecido o cambiado con el tiempo?

El host y el dominio no han cambiado desde entonces: www.amp-recs.com. Dentro de esta web se albergan otras webs como mi sitio personal o Testing Electronics, donde hago muñecas, pedales y efectos. Me ayuda mucho tener un espacio en la web. Amp Recs nunca ha generado mucho dinero pero tampoco es que cueste tantísimo dinero tenerlo en línea y disponible las veinticuatro horas. Que por cierto, con todo esto de la pandemia el dueño del servicio nos permitió dejarlo en línea y al siguiente año veremos qué pasa -una gran ayuda -las pequeñas ediciones físicas, los conciertos, todo lo que hacemos, si bien no todo va destinado a eso, pero de ahí sale.

Un .com es como tener una especie de bodega vacía donde puedes tener casi lo que tú quieras, hoy en día también es como algo de resistencia; la gente casi no sale de Facebook, ni de Instagram, ni ninguna de esas plataformas, así que tener un .com y una web que diseñó alguien con el sudor de la programación es encontrarse con otro universo; a mí no me pesa pagar lo poco que pago al año por él aunque a veces me agarra bien apretado. Mientras pueda pagarlo lo seguiré haciendo. Creo que es una buena herramienta para distribuir cosas, para vender y como divertimento. Creo que cada vez menos exploramos webs así en un .com. Ya es muy sencillo pensar en hacer un sello mediante una página de Facebook o Bandcamp. En realidad no es costoso, ahora creo que para cualquier artista o cualquier persona que trabaja de manera formal el tener un sitio web es clave. Puedes tener otras plataformas y es chido, pero con un .com puede ser ligeramente diferente lo que representa, o eso me parece. De alguna forma lo he mantenido con lo que va saliendo ya sea de lo que genere el propio sitio web o con parte de algunos conciertos o con otras cosas.

 

¿Cómo es el contacto con los distintos proyectos que integran los lanzamientos del sello?

Me sorprendo de cómo han sido cada uno de los encuentros con cada artista. Unos me escribían directamente a mi mail porque yo tenía uno publicado directamente en la web y me externaban su deseo de publicar su trabajo y me mandaban su música. Otra dinámica era mediante pequeños foros, a veces yo las escribía no sé, por ejemplo a un proyecto de Kansas y les pedía su música; algunos hasta se sacaban de onda y ya les comentaba mi intención de distribuirla de manera virtual. Algunos accedían, otros hacían muchas preguntas, no sabían bien que es lo que quería hacer con la música, pero al final muchos me la enviaban. Es chistoso porque nunca sabes dónde va a terminar esta web. Yo tengo proyectos incluso de China, publiqué unas piezas de un guitarrista chino de nombre Li Jianhong en las compilaciones que hicimos. El idioma también fue un rollo porque los que eran en español pues de puta madre, los que hablaban inglés era esforzarme a que te entendieran que querías publicar su música; había personas que igual no hablaban tampoco tanto inglés y era casi adivinar, así que me parece interesante porque el idioma no fue una barrera para publicar música. 

Ahorita recuerdo cómo conocí a Juan Antonio Nieto, un ex Aviador Dro, al que le publiqué uno de los primeros discos que sacamos en AMP Recs, luego le sacamos un CD-R y posteriormente le seguí sacando cosas, luego a amigos de él y luego una comunidad más grande de España que me parece súper interesante. A él lo conocí en un foro súper random, me escribió que había visto lo que publiqué en el sello. Son personas que son realmente mucho más grandes que yo, que ya tienen historia en esto del ruido mucho más, y me sorprendía de cómo él se estaba fijando en nosotros y le llamaba la atención; así con diferentes artistas y de diferentes formas pero yo siempre me sorprendía de cómo llegaban, al día siguiente nos escribía otro que también quería publicar su música y pasado mañana también. Era la neta inacabable, me parecía bastante chido, aparte de que bastante democrático. Te voy a pasar los links de un tipo bastante interesante llamado Zreen Toys, que le publiqué muchísimos discos y que también tienen una calidad muy chingona que cuando lo escuché, pensé en que tal vez era un veterano del ambient, del new age, así que empecé a investigar de él y vi que en efecto era contemporáneo de los Tangerine Dream pero había poca información de él.  Imagínate toda la música que tiene grabada, toda la música que no había publicado en su tiempo, así que estaba buscando diferentes sellos alrededor del mundo para publicarlos y todo era de una calidad increíble. Me parece tan extraño que nos escribiera para publicar su música. Esta anécdota es una de tantas, pero sí, cosas rarísimas las cuales me siento muy orgulloso de haberlas publicado yo.

 

¿Consideras que hay una escena de música experimental -tanto de artistas como de público- importante o nutrida en México? 

Creo que en México hay un circuito y una movida de música experimental muy sólida y que se podría comparar con E.E.U.U., Alemania, Italia, con Japón incluso. Es sólida y con muchos recursos. Hay festivales donde podemos ver bandas de gran talla y hay foros realmente underground donde también podemos ver artistas que están en ese circuito y que es difícil encontrarlos. México cuenta con todo el espectro, desde las cosas pequeñitas hasta la gran banda tocando en el gran festival de música experimental. Sí lo hay y puedo mencionar a muchos más pero bueno de los que nos han tocado pues se podría decir lo de Volta Festival en CDMX, el Festival Aural, lo que en los últimos años hizo 316 un poco, y digo un poco porque no es realmente música experimental lo que ellos mueven pero están abiertos y es un foro que existe y hace que las cosas funcionen. Muchas otras cosas más, en CDMX sobre todo, pero en el norte también hay actividad, en Tijuana, o aquí en Guadalajara lo que nosotros hacemos. Es muy sólido, aunque le hace falta más participación. Ahora pienso que a veces estamos en CDMX tocando y también aparecen esas mismas quejas que acá de porque no vienen, que los músicos son los que apoyamos, que pasa esto o lo otro y eso se da en todos lugares, pero de qué existe el circuito sí y de que ya se ha hecho durante años, también. Ahora, no hay que dejarlo caer, hay que participar de él un poco más, pero sí es sólido. México es sólido.

Podría decir que lo único que me molesta un poco es que muchas veces el hecho de ser mexicano como que te hace que no figures en el extranjero también. Eso está cambiando poco a poco, pero ha sido muy lento. No entiendo cómo nosotros podemos traer a Stephen O´Malley a Guadalajara y como muchos de los artistas que estamos acá no podemos viajar a París o no nos invitan. Tal vez porque desconocen, pero en definitivo hay artistas aquí que tienen igual o mayor calidad que otros artistas y te lo comento por personas que han estado o que ya viven fuera. Tengo un amigo artista que está en Alemania y él me decía hace unos años que vino, que había estado con un montón de lugares en el mundo, había tenido la suerte de viajar y me comentaba: lo que yo veo aquí en los escenarios tiene más calidad que muchas cosas de las que he visto fuera y me sorprendió que me haya dicho eso, me dijo que no había qué dudar. No se qué es lo que pasa, no sé si hay un cierto racismo o simplemente no damos con las personas indicadas o simple desconocimiento de ellos.

También creo que el asunto de que el mexicano no figura en este tipo de circuitos europeos o gringos del noise como tal, no es porque no tengan buena calidad, pero si tú quieres ser parte de la escena de Nueva York pues hay que estar en Nueva York y si tú quieres ser partícipe de la escena de Japón, pues debes estar allá. Hay gente que logra cruzar y estar en los lugares, figurar y que le publiquen cosas, pero es muy difícil, son muy poquitos. Al contrario: nosotros jalamos más a los extranjeros que los extranjeros a los mexicanos, esto hablando del noise. En el techno o en otros tipos de música el mexicano si tiene más notoriedad.

 

¿Existen más netlabels dedicadas a la música experimentalnoise, drone, manipulaciones electroacústicas e improvisación entre otras -del tipo en México?

Aquí en México hubo varias netlabels. Como tal hubo unos sellos que ya no siguieron, o desaparecieron, pero sí había un formato parecido. Uno de los sellos era Mandorla, que era un sello que dirigió el difunto Manrico Montero, aunque antes de que él muriera ya había desaparecido y bueno, si tuvimos contacto, de hecho Manrico y yo éramos muy buenos amigos. Publicó bastante y funcionaba, era muy reconocido en el sentido de que se movía bastante bien; aunque como te digo, ya al final no le había dado tanta continuidad. Otro que recuerdo fue Dog Eared Records que era dirigida por el poeta Eduardo Padilla o el que tenía Alejandro Galicia, uno que se llamaba Goat Folk y que duró un rato también funcionando, pero en este momento creo que no hay como tal sellos que estén haciendo cosas o que están publicando música con el formato que nosotros tenemos. Hay, pero un poco más físicos, en realidad no logro identificar en este momento; creo que sí está un poco nublado ahorita la onda del netlabel, de descargar de forma gratuita y bueno al menos los sellos que estuvieron por ahí, sí tuve contacto. Debe de haber algunos funcionando pero no logro identificar en este momento, tendré que darme un chapuzón a ver que se está haciendo.

Recuerdo uno que dejó de ser un netlabel y empezaron a publicar acetatos y discos que fue Umor Rex Records y que en un principio empezó Eduardo Padilla, Edgar Transistor y Daniel Castrejón y después creo que el sello se lo quedó Daniel Castrejón, quien decidió quitar la parte online y empezó a sacar discos físicos. Tenía la plata y empezó a sacarlos. Para mí él hizo algo que no se debe hacer con este tipo de labores que fue borrar todos los discos que estaban online y después ya no quedó un registro de ello. Me parece algo irresponsable de su parte, porque al final lo que nosotros estamos haciendo es documentar lo que está pasando estos años con la música y el sonido. Es parte de la historia y cuántas cosas no se perdieron, cuántas cosas no conocemos porque nadie las documentó. Me parece deplorable. Como si yo un día dijera al diablo A.M.P Recs y mandara todo a la chingada y borrara todo. No sirvió de nada todo lo que se hizo. Creo que es más importante tenerlo, mantenerlo y esforzarse porque esté en línea, que pasen diez años y que alguien diga: ¡Oye! ¡qué locura!, ¿esto se hizo hace diez años? Eso me llena mucho de orgullo. A veces me cansó, sí, pero mucho de lo que bueno que me ha pasado a sido a partir de que monté la web.

 

¿Cuéntanos un poco acerca de Testing Electronics?

Lo de Testing Electronics es un laboratorio de electrónica que hice hace unos años como una pequeña plataforma para la divulgación del conocimiento de electrónica con un tono más lúdico y más orientado a la creación de dispositivos electrónicos en relación con el arte. No es una ingeniería como tal pues no es tan rigurosa y donde tenemos que estudiar muchísimas matemáticas y cosas así. Es más divertida y se trata de ir conociendo cosas básicas de electrónica.  Hay mucha gente que ha tomado talleres con nosotros y terminan haciendo cosas maravillosas, no dejan de estudiar y después ya tienen incluso su propio laboratorio. Obvio que eso me parece muy chido.

He trabajado como docente en muchos niveles, desde preescolar, primaria, secundaria hasta niveles superiores. Yo lo aprendí con un amigo ingeniero y de ahí empecé a estudiar solo; en internet hay muchísimas cosas, tutoriales y libros que nos ayudan a aprender a construir; ahora también hubo hace unos años un cierto boom – ahorita está un poco más tranquilo pero sigue habiendo gente que le interesa construir sus propios instrumentos- .Empezamos siendo varios entes, pero como es una labor que en realidad es un oficio y una profesión muy fuerte, a veces como pasa casi igual que con la música no te dedicas a hacer instrumentos o a construir electrónicos. Yo estoy en un punto donde me siento bien con lo que sé hacer, sigo aprendiendo pero también me interesa crear música y hacer instrumentos que yo puedo usar. Usarlo en el ámbito comercial me parece un poco más complicado, como hacer una marca y venderlo y sacar plata de eso; en algún momento si me interesó, pero ahora ya no me interesa tanto sino más bien compartir el conocimiento y que la gente aprenda y que se sorprenda con lo que está aprendiendo. Es algo que me importa más allá que hacer plata; mucha gente que se mete a esto sí le interesa hacer plata más que hacer arte y está chido, para mi es una pequeña plataforma de educación donde experimentamos y nos divertimos.

 

¿Cuales son tus siguientes pasos?

Amigo, esta es la pregunta más complicada de todas. Hace una temporada estaba muy desilusionado en realidad; empecé a pensar en que importa ya el futuro, ya no podemos aspirar a nada mejor, si de por sí estaba jodido ahorita se va a poner peor y va a valer madre todo y ahora, después de una temporada, creo que me cayó bien la pandemia para darme cuenta de las cosas buenas y de cómo empezar a cuidarme y todo esto, así que pues ahora sí que queda trabajar con con lo que ya se hacer, lo que siempre he hecho y pues más fuerte que nunca, ahora si que con amor y furia porque no hay más que hacer lo que te guste y seguir tus sueños porque pues tampoco es que podemos aspirar ya a otra cosa, lo veo así… trabajar muy fuerte en lo que hago y seguir haciendo lo que me gusta hacer porque no hay nada más. Hay unos proyectos que tenemos en mente: una compilación con Infra Ediciones y es una compilación muy mexicana, va a tener treinta y ocho tracks de un montón de artistas de aquí de México, un Arthur Henry Fork, Árboles mentirosos, Concepción Huerta, Ximena Martínez, CCOOWWSS, así que es una compilación que he estado curando desde principios de junio y ya estamos a punto de terminarla; va a salir una edición en cassette y luego posteriormente en digital, ya en cuanto tengamos plata pues la seguiremos reeditando o la reeditaremos en algún formato mejor y traigo un nuevo álbum con CCOOWWSS que tengo un poco en el horno, pero ya pronto tendré sus primeros tracks listos para escuchar y pues será electrónica súper dura, con sintetizadores, máquinas de ruido. Pero con la pandemia es un poco incierto también, no sé qué nos deparará todo esto. Buena onda.