RECORDmendación #15: American Water – Silver Jews

AvatarPublicado por

Sin importar lo involucrado que estemos en las novedades musicales, siempre hay discos que nunca hemos escuchado y que para otras personas constituyen experiencias básicas dentro de su construcción de gustos ya sea por su calidad, por su importancia formativa o por el impacto creado en su momento.

En este ejercicio uno de nuestros colaboradores, recomendará un disco que considera valioso/importante a otro colaborador que lo escuchará por primera vez. La idea de esto es conocer las impresiones alrededor de un mismo disco; una desde la óptica de quien lo ama y lo recomienda, y otra desde la de alguien que lo acaba de conocer.

Recomienda: Alex Torres

Escucha por primera vez: Enrique Carlos

Disco: American Water (1998)

Artista: Silver Jews

Portada del disco proyecto alterno de Malkmus

Acerca de quien recomienda (Alex Torres)

¿Quién eras cuando escuchaste el disco y por qué quedó marcado en ti?

¿Qué obtienes si mezclas a un escritor de canciones top 10 mundial con un guitarrista top 10 universal y a un maraquero top 10 del condado? obtienes una entidad rara que le cambia la vida a un montón de individualidades raras.

El disco queda marcado porque compagina excelentemente el cliché de «música feliz, letras tristes» pero hecho por verdaderos maestros de la melodía y el hastío. ¿Qué le puede ser más atractivo a alguien a los 20 años?

Uno de mis verdaderos amores es Pavement, y a través de ellos encontré a Silver Jews, inicialmente considerándolo (de forma errónea) como un proyecto alterno de la banda. La realidad es que ambas entidades fueron paralelas, compartiendo a Bob Nastanovich y Stephen Malkmus pero con dos puntos de vista ajenos. Si Pavement era el nihilismo Californiano, SJ era su contraparte existencial Neoyorquina. Las temáticas eran dirigidas por Berman y al ser así los fracasos, la crítica a la forma de vida americana, los conflictos internos y la dura batalla que vivía contra las drogas teñían las canciones y creo que en ningún disco es esto más notorio que en American Water, para mí junto a The Natural Bridge, el punto cumbre de la banda.

¿Cómo ha cambiado tu percepción de la obra desde ese momento hasta la última vez que lo volviste a escuchar?

Todos amamos a Ferris Bueller, y si hubieran hecho otra película sólo de él la habríamos visto y seguiríamos amándolo. Bueno, en el mundo de indie alternativo americano Stephen Malkmus es Ferris Bueller, el tipo que triunfa sin intentarlo o incluso pretendiendo fracasar gracias a su talento y su je ne sais quoi, el tipo al que nadie puede odiar (excepto William “Cabeza de Huevo” Corgan).

Aun así, con el paso del tiempo y cada vez que volvemos a verla (cada 3 meses) empezamos a entender que, aunque el sujeto aspiracional es el estelar de la película nuestra verdadera conexión crece respecto a Cameron; no es quien queremos ser, pero es quienes somos. Un poco neurótico, un poco inseguro, un poco asustado de sí mismo. Bueno, en nuestra historia ese es David Berman.

Este no es un álbum en el que descubras cosas nuevas cada vez, pero no lo necesita. Hace un número limitado de cosas, pero las hace a un nivel que está fuera del alcance de prácticamente todos y en lugar de convertirse en algo a lo que vuelves es, para ser sincero, algo que va contigo. Berman te lleva de la mano por la terrible maleza de su cabeza mientras los chicos Pavement tratan de hacerlo reír sin lograrlo.

P.D. Por si tienen dudas, Cameron se suicida a los 52 años colgado. Ferris cantó Danke Schoen en su tributo.

Canciones favoritas:

“The Wild Kindness”

“People”

“Random Rules”

 

Acerca de quien escucha por primera vez (Enrique Carlos)

¿Quién eres musicalmente?

Consumo música en español. Me dediqué a hacer música blues algunos años. La música que escucho, por lo tanto, gira en torno a esos dos ejes: blues, con sus derivados y música en español, que incluye a grandes rasgos dos vertientes: rock y folclore.

¿Por qué nunca habías escuchado el disco?

La música en inglés no está dentro de mi repertorio habitual, sencillamente porque no conozco el idioma. Algunos discos clásicos han llegado a mí por recomendación directa y cultura general, entonces hago el esfuerzo por entrar en ellos a pesar del idioma. En el caso de American Water de Silver Jews, lo había escuchado en una ocasión, sonaba mientras conversaba con alguien y sencillamente no le presté cuidado…

Ahora que lo vuelvo a escuchar me parece increíble; el disco y no haberle prestado más atención en su momento.

Diario de la primera escucha

Me gusta desde el primer acorde. Ese sonido rock-folk-indie desencantado me atrapa de inmediato. Avanza rápido, un tema tras otro hasta el final. Inmediatamente lo vuelvo a reproducir y pongo más atención en los arreglos austeros y las melodías repetitivas… me gusta aún más. El sonido áspero y simple, con la voz ensimismada de Berman, con los solos de guitarra titubeantes: un disco genial.

Reacciones a la segunda escucha

Esta ocasión me enfocaré en las letras, pero antes de escucharlo leí un poco sobre Silver Jews y David Berman, descubrir su vocación como poeta eleva las expectativas y descubrir que la fecha de su suicidio es el día de mi cumpleaños es, digamos, una señal que no sé cómo interpretar. Apenas inicia “Random Rules” y no hay mucho que añadir, tengo una debilidad por ese sonido, pero las letras me atrapan con la misma rapidez y el disco cobra otra dimensión… Un disco con este sonido y que arroja, una tras otra, líneas como Repair is the dream of the broken thing, sencillamente es mi debilidad.

Conclusiones ¿Lo recomendarías?, ¿a quiénes?

Un disco entrañable y a partir de hoy imprescindible para mí. Llego tarde, como siempre, pero siempre en el momento exacto: es un disco que me hacía falta y que ahora nunca se irá. ¿Lo recomendaría? Por supuesto.

¿A todos? No. Es un disco que reúne ciertos requisitos, como los ya mencionados: una voz cruda, una producción deliberadamente austera, una clara inclinación hacia las letras existenciales y aunque es muy fácil de escuchar, no a todo el mundo le encantan estas características, aunque debería.

Mensaje a la persona que recomendó.

¿Por qué no me lo habías recomendado antes?

 

Quién recomendó (Alex Torres)

¿Qué concluyes después de la impresión de Enrique Carlos sobre el disco?

Me da gusto que haya sido de tu agrado, recomiendo sigan con The Natural Bridge y Tanglewood Numbers en su recorrido por el universo de Berman.