Van Lear Rose

Mike RiottPublicado por

La unión entre la legendaria country star Loretta Lynn y Jack White:

La escena country ha cambiado mucho en los últimos años, para mal en muchos casos, desafortunadamente. Con propuestas pop disfrazadas de country y la indiferencia de la industria y el público ante actos como The Dead South, Hank III y varios más que conforman la sangre nueva de la verdadera música tradicional norteamericana y sus derivados. A la par de estos actos que defienden la bandera del género con propuestas auténticas y artísticamente bien estructuradas, la vieja escuela sigue presente con leyendas como Willie Nelson, Tanya Tucker, Alison Krauss, etc. Que siguen entregando obras maestras. Dentro de este grupo de veteranos, no podemos olvidar a Loretta Lynn, la estrella más legendaria y representativa del género, quien en el 2004, edita el álbum Van Lear Rose, bajo el auspicio del sello Interscope.

El origen de este álbum, fue muy peculiar, ya que todo inicia en el álbum White Blood Cells, de The White Stripes. Dicho álbum, sería dedicado a la estrella originaria de Kentucky (verbigracia, Jack es un eslabón perdido entre tanto músico actual sin cultura musical), lo cual causaría en Loretta un sentimiento de agradecimiento hacia el gesto del dúo, así que en agradecimiento, invita a Jack y a Megan a su rancho, y en esa visita, Jack se vio atrapado por un cuaderno que vio en una parte de la casa y guiado por la curiosidad, preguntó a Loretta sobre su contenido, a lo que ella le explicaría que eran canciones que había escrito pero nunca habían sido trabajadas como tal, que no era «nada especial», pero esa respuesta no se le puede dar a un músico, ya que con eso sólo logró despertar todavía más la curiosidad de Jack, por lo cual, ella decidió mostrarle algo del contenido, sin saber que ese momento se gestaba un nuevo álbum.

Ese cuaderno en realidad estaba lleno de canciones rechazadas por su sello, pero que a Jack cautivaron. Así inicia el proceso de creación del álbum, con Jack como productor y músico. A este peculiar dúo, donde la diferencia de edades no importaba, se unirían algunos miembros la banda de rock, Greenhornes. Fiel a su estilo, Jack se propuso grabar de la forma más orgánica posible, algo que se vuelve evidente al escuchar el álbum, que abre con el track que le da nombre, donde Loretta canta nostálgica en recuerdo de sus padres. Este toque de nostalgia en el terreno lírico, donde las letras son pequeñas autobiografías, siempre han sido el sello de la country star, algo que comenzaría por la necesidad de desahogar sus sentimientos a causa de las constantes infidelidades de su marido y la necesidad de externar los recuerdos de una vida humilde, fruto de ser hija de un minero de una mina de carbón.

En «Portland Oregon» (primer sencillo promocional), Jack colabora a manera de dúo, siendo esta canción incluida en la lista de «305th best song of the 2000’s», de la revista Kerrang. La sombra de aquel matrimonio lleno de infidelidades y maltratos físicos a lo largo de más de cuatro décadas (debido a la educación recibida en su hogar, el divorcio era algo reprobable), invade el álbum en cortes como «Family Tree» y «Troubles On the Line».

El rock se hace presente en la espectacular y galopante «Have Mercy», con una mezcla de blues pesado con una batería y bajo amenazantes (suena como si Loretta hubiera palomeado con Kadavar, Psychedelic Witchcraft, o cualquier banda de ese estilo). «Little Red Shoes», es un momento musical por demás interesante, con una Loretta recitando en lugar de cantar y un acompañamiento musical algo experimental, en otro punto alto del álbum. Este track cuenta un momento triste de su infancia, cuando a los cinco años, y al ser llevada a un hospital por su madre, sería rechazada por no tener dinero, y su madre tuvo que robar unos zapatos rojos para que ella pudiera caminar de regreso a casa.

«God Makes No Mistakes» es un reflejo de la ciega educación religiosa que Loretta recibió en su hogar. Tras ese momento de religiosidad, continúa «Women’s Prison», una historia sobre un crimen pasional. En este corte, el rock se hace presente de nueva cuenta. Jack White vuelve a aparecer como invitado en «This Old House» Mientras que el segundo y el último sencillo del álbum, «Miss Being Mrs», es el momento más acústico del álbum, con sólo la guitarra de Jack y la voz de Loretta. Nuevamente el fantasma de su fallecido marido, se hace presente para cerrar el álbum, en «The Story of my Life», donde Loretta narra la conocida historia de la guitarra que él le regalaría y con la cual aprendería a tocar».

Tras el lanzamiento del álbum, las críticas cayeron rendidas ante la perfección de la obra, colocando a Van Lear Rose como un álbum elemental en la extensa carrera de la hija del minero. Reducir la placa a un simple ejercicio de country, sería injusto e incorrecto, ya que es más un experimento, un trabajo magistral recomendable tanto para los fans de Loretta, como para los fans de Jack White. Aquí hay mucho rock, blues, distorsiones, pero también un balance con los instrumentos acústicos. Un mundo nuevo para Loretta, quien encontraría en un músico mucho más joven que ella y de un estilo muy diferente, un cómplice perfecto para editar una joya sonora con todas sus letras, y sobre todo, sería la primera vez que trabajaba un álbum con una banda de rock, algo que vendría a rejuvenecer a la legendaria estrella.

Bendita sea la curiosidad de Jack White.

*Este texto apareció por primera vez en Nopal Eléctrico Radio.