RECORDmendación #22: Resituación – Nacho Vegas

AvatarPublicado por

Sin importar lo involucrado que estemos en las novedades musicales, siempre hay discos que nunca hemos escuchado y que para otras personas constituyen experiencias básicas dentro de su construcción de gustos ya sea por su calidad, por su importancia formativa o por el impacto creado en su momento.

En este ejercicio uno de nuestros colaboradores, recomendará un disco que considera valioso/importante a otro colaborador que lo escuchará por primera vez. La idea de esto es conocer las impresiones alrededor de un mismo disco; una desde la óptica de quien lo ama y lo recomienda, y otra desde la de alguien que lo acaba de conocer.

Recomienda: Rodrigo “Bola” Torres

Escucha por primera vez: Alex Torres

Disco: Resituación (2014)

Artista: Nacho Vegas

Acerca de quien recomienda (Bola)

¿Quién eras cuando escuchaste el disco y por qué quedó marcado en ti?

Empecé a escuchar a Nacho Vegas ya bastante tarde, por ahí del 2010 cuando se hacía la promoción de La Zona Sucia, sin embargo, me lo tomé en serio y cubrí su discografía solista de manera relativamente rápida tomándole gusto a sus distintas etapas, por lo que para cuando Resituación fue lanzado, lo compré en cuanto estuvo disponible y lo escuché con atención. Cabe recalcar que en esa época mi decepción con los últimos trabajos de algunos músicos de habla hispana (por ejemplo, Sabina, Calamaro, Serrat) y la caricatura en la que se estaban convirtiendo era ya evidente, cosa que seguramente generó un empuje adicional a celebrar el disco de Nacho y hacer el disco todavía más entrañable.

¿Cómo ha cambiado tu percepción de la obra desde ese momento hasta la última vez que lo volviste a escuchar?

Se ha disipado la sospecha de que ese momento de decepción con un sector importante de la música en español haya sido el factor determinante para que me gustara tanto. De hecho, a día de hoy es mi disco favorito en su discografía y creo que cristaliza lo que debió ser su tónica en adelante. Con este disco Nacho se aleja de ese lado “maldito” (que de alguna manera lo consagró, pero que a su vez lo pone en alto de riesgo de también él caricaturizarse) y presenta un disco concreto y sobrio que se centra en la política y el activismo, temas que evidentemente son su mayor interés al día de hoy. Ojalá que a pesar de la mala recepción crítica que recibió, principalmente por parte de quienes esperan verlo toda la vida rasgándose las venas, vuelva a un camino parecido al de Resituación. Parafraseando lo que decía Sabina al alabar a Krahe respecto a sus seguidores y comparándolo con los trabajos posteriores de Nacho: un fan de “Vinu, Cantares y Amor” vale por mil fans de “La Última Atrocidad”.

Canciones favoritas:

“Runrún”

“Adolfo Suicide”

“Libertariana Song”

“La Vida Manca”

 

Acerca de quien escucha por primera vez (Alex Torres)

¿Quién eres musicalmente?

Desde que recuerdo la música ha sido el definidor principal de mi vida, desde quedarme hasta las dos de la mañana, entre semana, viendo 120 Minutos de MTV para conocer nuevas bandas que nunca ponían en su rotación normal hasta programar sets en clubs de la ciudad o planificar viajes alrededor de visitas a tiendas de vinilos.

Con el paso del tiempo me he despegado un poco del característico purismo adolescente para adentrarme en nuevos géneros, aunque con total sinceridad mi corazón sigue estando más cerca del twee, indie, folk que de lo más avant garde del mercado.

¿Por qué nunca habías escuchado el disco?

Sinceramente, después de la muerte de Sabina en el 2001 dejé de escuchar música que viniera de la península Ibérica, esa incapacidad de expresarse sin dejarte claro en una de cada cinco palabras el orgullo patrio y el arte incomprendido de la tauromaquia me parecía un poco demasiado Bertín Osborne. Históricamente el rock/folk en nuestro idioma me parecía más rico y menos casposo en Latinoamérica y las propuestas americanas y europeas no dejaban mucho espacio para una escena dominada por Bunbury y compañía.

Aisladamente me llegaban canciones desperdigadas que sonaban bien (Vegas, Vetusta Morla, Love of Lesbian) pero no me obligaban a profundizar, en gran parte por mi propia incapacidad de separar una escena moribunda de los artistas que intentaban algo diferente.

Diario de la primera escucha

Para mi gusto el disco va de menos a más, durante algunos tracks mis ideas preconcebidas más o menos pegaban, letras forzosamente idiosincráticas y una mezcla de Young, Dylan, Oberst y Smith, «la tristeza de la cotidianidad» y «la felicidad de la tristeza» y todas esas cosas que nos van bien para parecer interesantes. Sin embargo, también hay canciones que inmediatamente sobresalen por ser más directas y si se quiere honestas: “Rapaza de San Antolín”, “Runrún” y “La Vida Manca”.

El remake de “Devil Town” se perfilaba para ser el track que más podría odiar sin embargo debo aceptar que tuvo sus momentos. Una vez que el oído se acostumbra al timbre particular de Vegas y a su amor por rematar métricas con rimas asonantes empiezo a ver que todo el disco habla de lo mismo, de cosas más importantes que la adicción a las drogas o la vez que Christina Rosenvinge lo dejó por decimocuarta vez. Y al contrario que a la mayor parte de los artistas, a Vegas le viene muy bien hablar de cosas importantes, porque el cerebro le da.

Reacciones a la segunda escucha

En lugar de aburrirlos con percepciones perspicaces voy a hacer una lista de las mejores frases del disco:

«hay fantasmas recorriendo Europa entera»

«Y vi tu cara triste cuando te corriste y es que esta tristeza es integral»

«Eres un gato observando el horror, hay quien te mira y se frota las manos»

«Suena en cada cabeza un hermoso runrún, nos quieren en soledad, nos tendrán en común»

«No se apuren, no eran de los nuestros, todo sigue yendo bien»

«Hay quién me llama tímido, hay quién me dice imbécil social»

«Y vi un cuerpo hinchado y flotando boca abajo en la piscina, creo que era Miguel Bosé»

Conclusiones ¿Lo recomendarías?, ¿a quiénes?

Un disco altamente recomendable, aunque tal vez sea necesario pasar por ciertas estaciones antes de poder apreciar como la obra supone una bisagra en la carrera de un artista que pasa de la versión autoimpuesta, a un ser tal vez menos espectacular pero más acorde a sí mismo.

Nacho se desapega un poco de la imagen y la estructura de las líricas para centrarse más en la esencia de lo que quiere decir, y lo que quiere decir es básicamente el mensaje más importante de nuestros tiempos: «Que muera el PP y Ayn Rand y la estúpida idea de la meritocracia capitalista, pero sobre todo que viva el antimadridismo, fascistas hijos de la gran puta».

Mensaje a la persona que recomendó.

Sí, tenías razón, un muy buen disco, más para ti que para mí, maldito bolchevique, pero definitivamente valioso y digno de permanecer en rotación. Ah sí, y que se muera Miguel Bosé.

 

Quién recomendó (Bola)

¿Qué concluyes después de la impresión de Alex Torres sobre el disco?

Fue un tanto complejo elegir un disco para él y me alegra haber acertado. Esperemos que, en caso de que continúe su carrera, vengan buenos trabajos de Nacho para que pueda también escucharlos y podamos discutir por horas sobre ellos sin llegar a ningún acuerdo… bueno, uno sí: que se jodan el fascismo, el «efecto derrame» y el maldito Real Madrid.