19 discos favoritos del 2019

Un año más de excelente música

Empiezan las listas y recuentos del año y, como ya todos conocemos la mecánica, voy directo al grano. Les dejo los 19 discos que más disfruté durante este año, una brevísima semblanza de cada uno de ellos y el video de algún tema del disco (versiones en vivo/sesiones cuando es posible) y al final un playlist con la lista completa en sus versiones originales.

Empecemos la cuenta regresiva:

19.- Pip Blom – Boat

El cuarteto holandés presenta Boat, su álbum debut. Se trata de un disco con melodías pegajosas que van de una especie de grunge ligero a un pop agresivo y lleno de fuzz. Mucho más enfocado en la música que en las letras, que incluso se llegan a perder a través del disco, Pip Blom no pretenden cambiar la historia de la música ni mucho menos, tampoco descubrir el hilo negro, simplemente presentan una colección de canciones para disfrutar.

18.- Faye Webster – Atlanta Millionaires Club

La canta autora de Atlanta, Georgia se mueve entre el R&B, alt country e incluso algo de rap en su tercera placa titulada Atlanta Millionaires Club. A pesar de que aparenta ser una mezcla falta de sentido, Faye, con sus 21 años de edad logra un disco que funciona bastante bien, lleno de letras con una emoción y claridad que pareciera venir de alguien mucho mayor.

17.- Maps – Colours. Reflect. Time. Loss

Bajo el alias de Maps, el músico y productor James Kenneth Chapman, lanza su cuarta producción, el finísimo Colours. Reflect. Time. Loss. en el cual echa mano de la orquesta The Echo Collective, lo cual le da un enfoque distinto a su perfectamente manufacturado pop electrónico. Una pieza sólida más en la discografía de Maps, que desde el 2007 ha llevado una brillante carrera, la cual le ha llevado a ser incluso nominado para el prestigioso Mercury Prize.

16.- Bill Callahan – Shepherd in a Sheepskin Vest

A estar alturas ya todos sabemos de lo que Bill Callahan es capaz, por lo que está de sobra, sólo resta de decir, que este artista en toda regla continúa en plena forma. En esta ocasión lanza un amplio total de 20 temas en su disco Shepherd in a Sheepskin Vest. Principalmente con un sonido acústico, mezcla temas de corta y mediana duración en los que se mueve de lo divertido, a lo poético con gran destreza. Otro gran disco de Bill.

15.- Dehd – Water

El trio de Chicago regresa con su tercer LP, mismo que se basa en lo que significa una ruptura romántica enfocándose más en las posibilidades que trae que en el dolor que conlleva (sin dejarlo de lado). Este disco con sus letras, melodías indie rock e incluso con su portada parece querer recordarnos los pequeños placeres de la vida, e invitarnos a disfrutarla.

14.- Ezra Furman – Twelve Nudes

Twelve Nudes de Ezra Furman encaja perfectamente tras su trabajo anterior Transangelic Exodus (2018). En su placa del año pasado parecía estarse liberando por fin de todas las ataduras que había experimentado durante su vida, y en la de este año, parece capitalizar ese buen momento personal y artístico. Ezra se exorciza y llega tal vez a su punto más alto, y es un placer escucharlo.

13.- Andrew Bird – My Finest Work Yet

Después de más de tres décadas de carrera, Andrew Bird continúa creando material sumamente sólido y con aires de frescura. Si bien no se desmarca para nada de lo que es su discografía, cosa que además considero es algo siempre bueno, sí presenta una solidez que tenía tiempo sin alcanzar, mezclando como en sus mejores trabajos temas con aire de sencillo en toda regla y otros más bien escondidos para aquellos que tienen la calma y la paciencia de ir descubriendo para disfrutar con el tiempo que estos merecen. Sin duda, uno de sus más finos trabajos.

12.- Craig Finn – I Need a New War

I Need a New War, el cuarto disco solista de Craig Finn es además el tercero de una trilogía pensada por el artista. En esta ocasión, la empatía juega un rol preponderante en la temática del disco, y deambula a través de ese Estados Unidos tan distinto al que se presenta en las tarjetas postales y que vive en los trailer parks y los bares. Esta nueva placa captura también la exasperación de una vida dominada por las redes sociales y su incesante demanda. Sin duda Craig Finn con este nuevo LP conserva su estatus como uno de los mejores escritores de canciones en la actualidad.

11.- Big Thief – Two Hands

Two Hands se trata del segundo disco de Big Thief EN ESTE AÑO. Lanzado unos meses después de U.F.O.F. su primera placa de este 2019. Si bien están lanzados de manera independiente, Two Hands no se trata de un apéndice al cuerpo del disco principal, más bien tiene la apariencia de ser una cara de lo que bien podría ser una especie de disco doble realmente intenso y que la razón para lanzarlo con tiempo de por medio, es para digerir como se debe cada una de las partes. Mención especial a “Not”, un tema espectacular dentro de este disco que bien podría ser la mejor canción del año.

10.- Westkust – Westkust

El quinteto de Gothenburg lanza su segundo y homónimo álbum, después de una serie de traspiés al interior de la banda y la disolución de la disquera con la que trabajaban. Sin embargo, esto no afecta su sonido fresco e incluso alegre. En contraste con su debut, esta vez su sonido se aleja un poco del post punk y entra más en el terreno del garage rock, pero evadiendo el encasillamiento en algún género. Altamente recomendable.

9.- Angel Olsen – All Mirrors

La canta autora de St. Louis, Missouri presenta su cuarto disco All Mirrors y se reafirma a través de él como una artista en toda regla. Este es un LP sencillamente contundente, es a la vez fino y aplastante en su totalidad. Dentro de este disco se muestra en sus distintas facetas, muestra tanto su lado folk/country, su lado indie rock y añade un nuevo elemento más experimental, logrando un producto balanceado y decididamente exitoso.

8.- Hand Habits – placeholder

Tras una larga carrera como guitarrista en distintos proyectos, Meg Duffy lanza su segundo disco bajo el pseudónimo Hand Habits. En esta ocasión presenta con placeholder una mezcla de indie dream folk que envuelve con tranquilidad temas sumamente complejos como la intimidad, la culpa, el perdón y su identidad aceptada abiertamente como queer. El LP fue compuesto en su mayoría durante los incendios forestales en California durante el año 2017 y se presenta como un ansiolítico artístico, de esos que crean adicción con efectos secundarios únicamente deseables.

7.- Purple Mountains – Purple Mountains

Purple Mountains es un disco agridulce. Significa la “llegada” y la despedida de David Berman, un artista conflictuado acostumbrado a brillar desde las sombras y que junto a nada menos que a Stephen Malkmus, firmó bajo distintos nombres mucha música que quedará bajo el estatus de culto para la posteridad. Con este, su álbum debut, parecía alcanzar el reconocimiento popular a través de letras en las que nos compartía el calvario con el que convivía, poniéndonos una sonrisa de paso. Sin embargo, los problemas parecen haber sido más y terminó con su vida a los 52 años de edad, dejando este disco como su último legado.

6.- Nick Cave & The Bad Seeds – Ghosteen

Con una vibra similar a la de su antecesor Skeleton Tree, Nick Cave parece continuar y tal vez, terminar de exorcizar el suceso que partió su vida en dos a mediados del 2015: la muerte de su hijo adolescente. Se trata de un disco doble en el que en la primera parte se escucha la voz de los hijos y en la segunda la de los padres. Más allá de esto creo que no vale la pena decir mucho, todos sabemos lo que Nick Cave y sus Bad Seeds son capaces de hacer, lo más recomendable es simplemente escucharlo y sentirse atravesado por los temas, sintiendo cada quien lo que toque.

5.- Tallies- Tallies

El cuarteto de Toronto mezcla el dream pop y el shoegaze en su homónimo álbum debut. Siendo principalmente el proyecto de Sarah Cogan (guitarra y voz) y Dylan Frankland (guitarra), son ellos quienes llevan la cadencia del disco, sin opacar a la sección rítmica. Un fantástico disco que presenta a una banda que parece que llegó para estacionarse junto a otros nombres importantes en la escena nueva y ya contrastada del género como lo son Alvvays o Cocteau Twins. Esperamos ya su próximo lanzamiento.

4.- Marika Hackman – Any Human Friend

Marika Hackman presenta su tercer álbum Any Human Friend, un trabajo sumamente personal, honesto y atrevido. En él se abre y habla de una manera totalmente transparente y explicita sobre sus experiencias con el amor, el sexo, el dolor entre muchos otros temas. Mostrando una confianza con la que sale tras superar un rompimiento. Es uno de esos discos que presentan un camino espinoso que termina en un claro esperanzador, sin caer nunca en lo cursi o trillado. Un disco definitivamente emotivo y difícil de resistir.

3.- Better Oblivion Community Center- Better Oblivion Community Center

Better Oblivion Community Center es el nombre bajo el cual Phoebe Bridgers y Conor Oberst presentan su nuevo proyecto. La colaboración se siente como algo natural, ya que es conocida la admiración de Phoebe hacia Conor y que el respeto es mutuo; pero, aun así, la llegada del disco fue una muy agradable sorpresa. El disco homónimo contiene 10 temas escritos en conjunto y cantados prácticamente en su totalidad a manera de dueto, la manera en que las voces de Phoebe y de Conor se complementan y funcionan al unísono es lo primero que llama la atención. En el aspecto musical, recuerda la etapa de Upside Down Mountanin de Conor Oberst y a algunos temas que aparecen en el disco homónimo que lanzó con Monsters Of Folk.

2.- FONTAINES D.C. – Dogrel

Dogrel, el álbum debut de los irlandeses presenta una banda callejera con influencias sumamente finas y mucho que decir. En cada tema el quinteto demuestra su personalidad, misma que, en conjunto con su indudable calidad, los ha puesto en lo más alto de las listas de lo mejor de este año. Su música es contagiosa, furibunda y desafiante. Rock joven, como debe de ser. Para terminar de encantarnos, a través del disco la voz de Grian Chatten, sin perder su esencia nos recuerda en ocasiones al gran Mark E. Smith y en algunas otras a Shane MacGowan, ¿qué más se puede pedir?

1.- The Murder Capital – When I Have Fears

Una elegante portada y un contundente tracklist de 10 temas sirven como presentación para lo que es When I Have Fears el álbum debut de The Murder Capital. A través de cada tema James McGovern y compañía nos llevan por senderos escabrosos, mostrándose introspectivos y furibundos a la vez. Sin duda se trata de un disco poderoso, personal y sumamente emotivo; con momentos que conjugan letras inspiradas y atmósferas que las acentúan extraordinariamente. Irlanda se consolida como un semillero de música imprescindible para los últimos años.

Playlist: