NUNCA ES DEMASIADO TARDE, PRINCESA

AvatarPublicado por

El pasado 13 de diciembre se lanzó Ni Tan Joven, Ni Tan Viejo, un nuevo disco tributo a Joaquín Sabina en el que participan 38 artistas. Hasta aquí, con todo y que el material cuenta con algunas versiones rescatables, no me parece relevante hablar del disco. Sin embargo, entre la lista de invitados hay uno en especial que roba reflectores; los tres miembros sobrevivientes de Los Rodríguez decidieron resucitar a la que para muchos es la mejor banda de rock en español de los años 90’s.

La relación entre Los Rodríguez y Joaquín Sabina tiene historia. Cuenta la leyenda que Los Rodríguez, una vez decididos a emprender su aventura, se juntaron a ensayar por primera vez y escogieron nada más y nada menos que «Princesa», el clásico de Joaquín Sabina, para romper el hielo. Posteriormente Andrés y Joaquín se cruzaron en un bar, Andrés no desaprovechó la oportunidad para invitarlo a colaborar con Los Rodríguez, entonces Joaquín sacó un papel emborronado de la bolsa de su chaqueta y se lo regaló, lo que aquel papel contenía era la letra de «Todavía Una Canción De Amor», a la que Andrés puso música y Los Rodríguez grabaron para su disco Palabras Más, Palabras Menos. Un año después, Joaquín llamó a Los Rodríguez para cobrar el favor y estos fueron la banda soporte de la grabación de «Jugar Por Jugar» y «Viridiana», dos temas del disco de Joaquín Yo, Mí Me, Contigo a las que Ariel Rot había puesto música. Finalmente, en 1996, Los Rodríguez deciden separarse, pero Joaquín estaba tan enganchado con ellos que los invitó a realizar una gira conjunta; esta fue la última gira que realizaron y al terminar, Los Rodríguez se disolvieron definitivamente.

Tras la separación, Ariel Rot y Andrés Calamaro emprendieron dos fructíferas carreras en solitario; algunas veces los caminos los habían cruzado, pero tras la muerte de Julián Infante en diciembre del 2000 la distancia entre los exintegrantes fue mayor, posteriormente la muerte de Daniel Zamora [último bajista de la banda] en 2007, los alejaría definitivamente, mirándose casi imposible la posibilidad de un reencuentro.

23 años después, rendir homenaje a Joaquín Sabina resultó ser el pretexto perfecto para reunirse, quizá porque le seguían debiendo una canción de amor, o únicamente para cerrar un ciclo que había quedado entreabierto con la promesa de un hasta luego, es decir hasta hoy… Los Rodríguez se reunieron para grabar «Princesa», y demostrar que todavía sobreviven algunos destellos de aquella magia.

El tema arranca con las baquetas de German marcando el tempo a las que se le suman la inconfundible guitarra de Ariel, una cama de teclados, un bajo impecable, esta vez a cargo de Ricky Falkner, y un Calamaro que logra un efecto vocal fresco, con sus vicios actuales, pero revitalizado con algunas florituras de juventud que nos recuerda pinceladas de «Dulce Condena» o «Aquí No Podemos Hacerlo».

La versión a simple vista puede parecer poco arriesgada, pero este enfoque resulta engañoso, hay algunos datos a tomar en cuenta para valorar la propuesta que hacen [o hicieron] Los Rodríguez con «Princesa». El tema original fue grabado por Sabina para el disco Juez y Parte, lanzado en 1985 y su instrumentación era muy lejana a la versión que hoy en día todos tenemos de referencia, se trataba de una balada a medio tempo. Cuenta el propio Pancho Varona que fue hasta 1996 cuando Sabina decidió darle un aire más Rodríguez, doblando el tempo y nutriéndola de guitarras stoneanas, esta versión, registrada en el vivo Nos Sobran Los Motivos, es la que toca en directo hasta la fecha. Sin embargo, existe un registro que vaga por YouTube en donde Los Rodríguez ensayan «Princesa» en 1990 y dicha versión es prácticamente igual a la que se grabó para el disco tributo. Esto quiere decir que para hacer justicia a la versión de Los Rodríguez habría que compararla con la versión de Juez y Parte; seguramente Sabina, después de su gira conjunta con Los Rodríguez, decidió tomar prestada la idea y revitalizar su propia canción al estilo Rodríguez, quienes merecen el crédito.

Tras la publicación de Ni Tan Joven, Ni Tan Viejo, Ariel Rot y Andrés Calamaro han dado algunas declaraciones sobre esta entrañable reunión; coinciden en lo bien que la pasaron en el estudio de grabación y lo significativo que fue reencontrarse con Germán después de tantos años, pero también han dejado en claro que esto no es un regreso, no tienen ninguna intención de grabar más temas, ni realizar ningún directo. Este fue un encuentro puntual y por motivos personales que difícilmente se repetirá.

Disfrutemos pues de este tema que de manera sorpresiva nos han regalado, no hace falta que regresen para demostrar nada, Los Rodríguez son un pedazo fundamental e indeleble en la historia del rock hispano.