Bobbie Gentry – Ode To Billie Joe

Publicado por

La aparición de Bobbie Gentry

En el delirante 1967, el Verano del Amor se convertía en la cumbre de la contracultura. Un año en donde se escribían las reglas que la música ha seguido hasta nuestros días. En esa historica era de música, paz, psicodelia y revoluciones sociales, The Beatles se colocaban a la cabeza, siendo un ejemplo de vanguardia, cuyo alcance máximo se manifestaba con el aplastante Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band, el santo grial de la música popular de todos los tiempos.

Con este álbum, los originarios de Loverpool se apropiaron de las listas de popularidad, en un reinado de 15 semanas consecutivas en el número uno, pero inesperadamente, el Sargento Pimienta se vio desplazado por un nuevo álbum firmado por una cantautora folk, en ese entonces incipiente, que respondía al nombre de Bobbie Gentry. 

El nacimiento de Ode To Billie Joe

Dicho material llevaba por nombre Ode To Billie Joe, y fue editado por el sello Capitol, bajo la producción de Kelly Gordon y los arreglos adicionales de Jimmie Haskell. Irónicamente, el objetivo de esta nueva promesa de la música, ni tan siquiera era cantar sus composiciones, solo deseaba vender sus letras a otros intérpretes. Y sería en ese intento de vender sus creaciones, que lleva dos canciones a Capitol: ‘Ode To Billie Joe’ y ‘Mississippi Delta’. 

Estos demos fueron grabados con la voz de Gentry, ya que según ella, le resultaba más caro pagar quien las interpretara, aunque el incluir su voz en ellas, fue beneficioso, ya que eso fue lo que llamó la atención del sello y por ende, con esto llegaría la firma del contrato, e inmediatamente comienza el proceso creativo con el productor y con el arreglista, siendo primera tarea el trabajar a detalle el track homónimo, para lanzarlo como single promocional, aún sin tener el álbum completo.

Esta carta de presentación fue un hit instantáneo, así que tras esto, solo faltaba completar el resto del disco. Y poco tiempo después de concluir las grabaciones en el mes de junio de 1967, el LP finalmente ve la luz, el 21 de agosto para ser exactos. 

Lado A

El álbum abre con ‘Mississippi Delta’, que también fue editado como single, y curiosamente, fue este track el que le trajo la firma con el sello Capitol, y no el sencillo homónimo. Este corte dista del estilo folk del resto del tracklist, para presentar un estilo más rockero y eléctrico, con armónica incluida. ‘I Saw An Angel Die’ es un momento con arpegios muy similares al sencillo insignia, así que está basado en guitarra acústica y voz, con arreglos extra que complementan. 

‘Chickasaw County Child’ sigue la misma línea, y continúan presentes los excelentes arreglos extra que fueron agregados en las sesiones. Hay que apuntar que estas secciones de cuerdas enriquecen mucho el sonido ofrecido por la cantautora. El folk con tendencias jazz se hace presente en ‘Sunday Best’, track que forma parte de los demos grabados en acústico, que sirvieron para completar el álbum, claro está, fueron trabajados más a fondo por el equipo de producción. 

‘Niki Hoeky’ sigue presentando ese rasgueo que ya se volvió un sello de todo el disco, pero para este corte también se agregan, aparte de los elementos adicionales como la armónica, una suave cama de percusiones. Aquí, a diferencia de la anterior canción en donde hay una tendencia jazz, se presentan elementos más orientados al folk psicodélico. 

Lado B

La gran conclusión del Lado A, es seguida por el magnífico inicio del Lado B: ‘Papa, Won’t You Let Me Go To Town With You?’, otro corte folk con una pizca de arreglos jazz que incluso rozan la estructura del vals, sin faltar unos destellos de psicodelia. Sin lugar a dudas, se trata de uno de los momentos más brillantes del álbum, y uno de los mejores ejemplos del alcance de Bobbie.

Los arreglos de cuerdas siguen enriqueciendo la base acústica en ‘Bugs’, especialmente la mandolina. Destacan unos efectos bastante psicodélicos que recuerdan mucho a ciertas partes del himno ‘Endless Tunnel’, de los grandiosos The Serpent Power, mismo que también fuera editado en 1967.

La guitarra acústica se vuelve más discreta en ‘Hurry, Tuesday Child’, para dar más protagonismo a los incesantes arreglos que brotan caprichosamente. ‘Lazy Willie’ contiene arpegios que suenan como algo que Donovan hubiera compuesto para el legendario álbum Mellow Yellow (1967). La armónica sigue presente, otorgando ese toque country. 

Llega el final del álbum, con el inmortal himno ‘Ode To Billie Joe’, un éxito #1 en las listas de Billboard, además de estar presente en la cima de los charts de Billboard dedicados al R&B y al country, lo que dejaba en claro la amplia aceptación que logró. El arrasador éxito, aunado a las excelentes criticas, convirtieron este sencillo en el más exitoso en toda la carrera de la cantautora. En lo musical, se trata de una amalgama de arreglos folk jazz, que se ven enriquecidos por los arreglos de cuerdas.

Tras este larga duración, la carrera de Bobbie Gentry seguiría cosechando éxitos, y sobre todo, mostrando una evolución, como quedó claro con éxitos posteriores como la genial ‘I’ll Never Fall In Love Again’, en donde el folk acústico quedaba atrás para dar paso a sonidos más pop y rock, pero definitivamente, fue ‘Ode To Billie Joe’ el álbum que la inmortalizó.

Una joya cuya trascendencia musical lo convirtió, no solo en uno de los mejores álbumes del delirante Verano del Amor de 1967, sino que también le aseguró un lugar entre los mejores álbumes de todos los tiempos.